2009/12/14

> Berria: Trans > CHILE: LAS TRANSEXUALES DENUNCIAN QUE TENGAN QUE VOTAR EN COLEGIOS ELECTORALES MASCULINOS

  • La derecha roza el poder en Chile
  • El empresario Sebastián Piñera gana la primera vuelta presidencial. La Concertación, que ha gobernado el país desde la dictadura, está muy cerca de perder el poder. La viuda del general Pinochet, al votar, se mostró agradecida a los chilenos "con buena memoria"
  • La Vanguardia, 2009-12-14 # Robert Mur . Santiago de Chile
El empresario derechista Sebastián Piñera ganó ayer la primera vuelta de las elecciones presidenciales y está muy cerca de convertirse en el próximo mandatario de Chile. No obstante, Piñera deberá disputar un balotaje el próximo 17 de enero con el ex presidente democristiano Eduardo Frei, que resultó segundo.

De esta manera, la derecha tiene altas probabilidades de conseguir el poder en Chile, pues supera el 44%, según los resultados oficiales al cierre de esta edición.

La victoria de la derecha sería inédita en estos veinte años de democracia en que ha gobernado la centroizquierdista Concertación. Piñera, representando a una derecha unida, ha logrado por primera vez superar a una desgastada y dividida Concertación.

El joven candidato ex concertacionista Marco Enríquez-Ominami no pudo ganar a Frei y quedó en tercer lugar. Sin embargo, este diputado de 36 años ha conseguido un elevado apoyo, lo que convierte sus votos en la segunda vuelta en indispensables para la Concertación si pretende continuar gobernando.

El cuarto candidato en liza, el ex ministro socialista Jorge Arrate, que se presentaba por la coalición que lidera el Partido Comunista (PC), ha logrado el mejor resultado de estos veinte años para la formación. Además, el PC regresará al parlamento -donde no estaba desde el golpe de 1973-, ya que consiguió tres diputados en las legislativas.

Por tanto, Frei debe reunificar a la izquierda para ser presidente. Sin embargo, los analistas lo consideran improbable, pues aseguran que el voto de Enríquez- Ominami esconde un alto porcentaje de votantes piñeristas.

El multimillonario Sebastián Piñera, de 60 años, es una de las personas más ricas de Chile. Este Berlusconi chileno es el principal accionista del club de fútbol Colo- Colo, de la aerolínea LAN y de un canal de televisión.

La jornada electoral se desarrolló con una normalidad democrática a la que los chilenos ya están acostumbrados después de veinte años. No obstante, los ciudadanos han interiorizado una serie de detalles que son chocantes en otras sociedades como la española. Por ejemplo, la segregación existente entre colegios y mesas electorales para mujeres y para hombres. O el hecho de que la seguridad y el apoyo logístico de la jornada esté todavía en manos del ejército.

La segregación sexual tiene su origen histórico en que el padrón electoral femenino es posterior al masculino; las chilenas –en Europa no fue muy diferente– pueden votar en los comicios municipales desde 1935 y en las elecciones presidenciales y parlamentarias desde 1949. Sin embargo, posteriormente, y ni siquiera tras la irrupción de la informática en la sociedad, ningún gobierno de la Concertación planteó unificar el padrón.

El tema genera reiteradamente las denuncias de los colectivos de transexuales femeninas, que se sienten cohibidas al tener la obligación de votar en colegios masculinos por tener documentación con nombre de hombre.

"Nosotras queremos votar en un local de mujeres, porque muchas compañeras se sienten acosadas y discriminadas en las mesas de votación de hombres, incluso algunos las obligan a quitarse el maquillaje", decía ayer Alexandra, una transexual que acudió a votar en Santiago con una vestimenta y apariencia bien femeninas, para denunciar ante los medios esta discriminación.

Alexandra, cuyo nombre verdadero es César Bravo, es dirigente de Travesnavia, colectivo que agrupa a transexuales chilenos. "El gobierno no debe discriminarnos en las votaciones", denunciaba. "Le enviamos cartas a la presidenta Bachelet y al ministro de Defensa para pedirles que nos apoyen y no hemos recibido respuestas", añadía Alexandra.

En la esquina de la calle Miguel Claro y la avenida 11 de Septiembre, en el municipio santiaguino de Providencia, se ubica el instituto José Victorino Lastarria, un colegio electoral femenino. "Caballero, usted no puede pasar", decía ayer a este periodista la soldado Lorenzo, con aire marcial, traje de camuflaje y una larga melena morena recogida bajo la gorra. Esta militar custodiaba la entrada al centro escolar junto a la soldado López. Fuera, esperaban pacientemente los hombres acompañantes de las mujeres que acudían a votar.

Cerca de la puerta, unos vendedores ambulantes intentaban hacer su agosto vendiendo agua y refrescos para sofocar el calor veraniego, aprovechando que los comercios no podían abrir hasta las dos de la tarde para facilitar que los empleados pudieran votar. Poco antes de esa hora, en un supermercado cercano ya había un grupo de impacientes clientes que querían entrar a comprar.

Entre las curiosidades de la jornada de ayer destaca la participación del presidente de la federación chilena de fútbol como vocal de una mesa del municipio santiaguino de Las Condes. El máximo dirigente de la Asociación Nacional de Fútbol Profesional (ANFP), Harold Mayne-Nicholls, declaró: "Esta vez no soy presidente, sino un humilde vocal de mesa".

Por otra parte, ayer también se celebraron en Chile elecciones parlamentarias parciales. Se renovó la mitad del Senado y la totalidad de la Cámara de Diputados.

Candidato a diputado fue el nieto del dictador Augusto Pinochet, Rodrigo García Pinochet, que tenía nueve años en 1986, cuando acompañaba en el coche a su abuelo y ambos salieron ilesos de un atentado. García Pinochet se presentaba como independiente, pues la coalición derechista se negó a incorporarlo como su candidato. La viuda del general Pinochet, Lucía Hiriart, de 85 años, votó en Santiago y se mostró agradecida a los chilenos "con un corazón muy bueno y con buena memoria".

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada