2009/11/18

> Berria: Hezkuntza > ANDALUCIA: PIDEN A LA JUNTA QUE RETIRE MATERIAL EDUCATIVO "SOBRE LA MASTURBACION"

  • Piden a la Junta que retire material educativo sobre la masturbación
  • ABC, 2009-11-18 # Mercedes Benítez . Sevilla
¿Qué es el himen? ¿Cuál es su función? ¿Por qué crees que es tan importante la virginidad femenina? ¿Por qué crees que la Biblia no habla de la virginidad femenina? Son algunas de la cuestiones que incluye el programa formativo Averroes de la Consejería de Educación dirigida a profesores y niños de Educación Secundaria.

El material, destinado a niños de 12 a 16 años y que la consejería de Educación ha enviado a todos los centros escolares pese a ser antiguo (es el mismo desde 1998) ha provocado la reacción del Observatorio por la Libertad en la Educación que ha pedido su retirada inmediata después de que este programa se imparta en los centros escolares andaluces desde hace ya varios cursos.

Y es que, el programa desarrolla contenidos que no han gustado nada al Observatorios. Entre ellos la actividad en la que se propone dibujar en pequeños grupos mixtos un pueblo o ciudad en el que se muestren las relaciones sexuales de las personas que allí viven. También otra ficha que pide que se diferencie el concepto de placer del «vicio» analizando sus implicaciones ideológicas y morales.

«Una cochinada»
Pero hay más fichas a las que responder: ¿Cómo se masturba el hombre?, ¿Cómo se masturba la mujer?, ¿Crees que es peligroso masturbarse?, ¿Es la autoestimulación siempre una conducta solitaria?, ¿Se siente lo mismo haciendo el amor que en la autoestimulación?.

Además el material escolar también incluye una escala de actitudes a la que los alumnos deben responder puntuando del uno al cinco algunas cuestiones como «cuando dos mujeres hacen el amor es una cochinada», «la niña que se toca la vulva es una viciosa», «un hombre puede obligar a hacer el amor a la mujer». Y otras también dignas de mención: «En la sexualidad el tamaño del pene es muy importante», «las niñas son fuertes aunque no tengan pene», «un niño que usa zarcillos es un mariquita», «los niños son más listos que las niñas» o «usar métodos anticonceptivos para evitar el embarazo es un crimen». El material tiene hasta 130 páginas llenas de estas y otras perlas.

El Observatorio para la Libertad en la Educación cree que se trata de un material «absolutamente inadecuado» que vulnera el derecho de las familias a elegir la educación sexual de los hijos en base a principios o valores morales elegidos y que les impone una formación de la conciencia de los alumnos en la ideología de género.

Además el coordinador del Observatorio, Carlos Seco Gordillo, recordó que después de varios años empleando este programa, la Administración autonómica no ha logrado frenar la violencia sexual entre escolares, los embarazos no deseados y el aumento de los abortos.

Ciento treinta páginas sobre sexo
El programa formativo Averroes de la Consejería de Educación incluye fichas, cuestionarios e ilustraciones, como estas. Una chica que se masturba, un niño que también lo hace u otras viñetas entre las que no faltan las de dos gays en la cama o dos lesbianas besándose. Y también hay algunas preguntas para responder por eliminación. El hombre tiene una bolsita colgando por debajo del pene entre las piernas que se llama: 1) bolas 2)cojones 3)testículos 4) huevos. Por detrás, en el culo, tienen la mujer y el hombre un agujero que sirve para expulsar los excrementos y se llama: 1)ano 2) recto 3) intestino 4) raja. «lo único que puede producir este material es la carcajada entre los de 16 y que los de 13 se asusten».
  • El Instituto de la Juventud propone a las mujeres que busquen el placer «sin miedos y sin vergüenzas»
  • ABC, 2009-11-18 # Javier López . Jaén
La Junta de Andalucía propone a las mujeres que, en lo tocante al placer, se abandonen a las sensaciones del autoservicio «sin miedos y sin vergüenzas». Es más, desde la página web del Instituto de la Juventud, la administración brinda en un artículo su aplauso a todas aquellas que se encuentren «en el proceso y en la batalla personal por redescubrirse, por reeducarse a sí mismas y por enfrentarse a miedos, mitos, prejuicios y tabúes». El Instituto parte de la evidencia de que la ausencia de orgasmos es una de las preguntas más frecuentes de las mujeres, tanto en consulta privada como en los servicios públicos de atención. En respuesta, se les plantea a algunas chicas «la necesidad de que conozcan sus cuerpos, exploren sus genitales, incluso los vean en un espejo, ya que resulta más fácil tener un orgasmo primero a solas y con posterioridad con su pareja». Sin embargo, «muchas mujeres se muestran reacias y se incomodan ante la idea de tenerse que explorar y tocar en solitario».El Instituto lamenta la situación por lo que tiene de traba impuesta por las propias mujeres: «Es como si el placer personal, al margen del otro, no fuera lícito, resultara algo sucio y vergonzoso, lejano a la experiencia de amor y placer que culturalmente se nos ha vendido. Aquí empiezan a plantearse las dificultades y es que el orgasmo es un sentir». Para la Junta el origen del problema está vinculado a la educación sexual espontánea diferente para hombres y para mujeres.
  • Educar más arriba
  • ABC, 2009-11-18 # Antonio García Barbeito
No paran de dar palos de ciego estos del Gobierno, porque una realidad es la que se analiza desde los despachos —a capricho, muchas veces— y otra la que late en la calle, la que sufrimos, la que pide a gritos un arreglo, siquiera un arreglo. Ahora la han tomado con la educación sexual y donde tienen que educar es más arriba, en el corazón, en la cabeza. Si van a andarse ahora con lecciones de qué es la vulva, qué el glande (y qué el chico), qué la libido, qué el punto G y qué el orgasmo, más valdría que apuntaran más arriba, porque aquí lo que de verdad está más en las manos no es el placer, es la gamberrada, esa golfería que deambula por las ciudades y los pueblos, ociosa y gastosa que se empica siempre con lo peor y que se cree que el mundo es suyo. Y lo malo es que lo es. Y dejamos que nos coman. Y en vez de obligarles a una educación cívica —a una educación de verdad, vamos—, se hacen con la picha un lío y, de camino, una asignatura, con la faltita que hace un recuerdo a las páginas de Urbanidad, tan útiles, hoy como ayer.

No hay más que darse una vuelta por la ciudad o por cualquier pueblo para ver los símbolos de la «cultura» callejera de ese personal joven que hace de cualquier sitio el territorio de sus caprichos. Y así, usted puede encontrarse en su portal a un tío meando, o a tres echados como zánganos en el rellano, y no se le ocurra decirles nada, que entonces usted es un fascista, dictador, carca o lo que se hayan aprendido, naturalmente, sin idea de lo que dicen, porque si de verdad hubiera un dictador, no estarían en el rellano. Y no contentos con esto, se unen en grupo —llámense canis, cunis o como sea— y acosan a cualquier chaval y si no le roban por las buenas (o sea, sin que la víctima oponga resistencia), le roban por las malas, y por las malas puede significar una paliza o una puñalada. Y a correr tocan, y si te vi no me acuerdo, y a otro sitio con las golferías. Y no conformes, se dan a las pintadas, a dejarle a usted su fachada, su puerta o su coche como les venga en ganas. Y a reír la gracia entre ellos. Menos teorías sobre el sexo y más vigilancia al seso, que la cabeza de arriba pide actuaciones urgentes para que el personal aprenda a manejarla sin que embista como embiste, que no es que embista más que piensa, es que sólo sabe embestir. Educación, mucha educación. Y después, el recreo en los bajos. Pero lo primero es lo primero.
  • ¿Educación bilingüe o cunilingüe?
  • ABC, 2009-11-18 # Fernando Iwasaki
Yo que pensaba que era la dictadura quien estaba obsesionada con el sexo... pero no, después de 34 años de gobiernos democráticos, parece que nuestros jóvenes todavía necesitan más horas lectivas de educación sexual, en lugar de más horas lectivas de lenguas clásicas y modernas.

Si recién ahora se le ocurre al gobierno impartir educación sexual, después de haber repartido condones, dispensado la píldora del día siguiente y promovido que las niñas de dieciséis años aborten sin conocimiento de los padres, quiere decir que no han comenzado a construir la casa por el tejado, sino más bien por el dormitorio. Nuestra educación pública es la peor valorada de la Unión Europea, pero la única reacción curricular ha consistido en crear Educación para la Ciudadanía y ahora Educación Sexual.

Siempre he pensado que la publicidad proporciona pistas acerca de los hábitos y problemas de una sociedad, y me pregunto qué conclusiones sacarán los visitantes y forasteros que descubren la cantidad de anuncios contra los problemas de erección que inundan la prensa española, junto a las campañas institucionales contra la violencia doméstica y las palizas que reciben muchas mujeres. ¿Atajará la asignatura de Educación Sexual los malos tratos contra las mujeres o será suficiente con los posavasos políticamente correctos?

Una asignatura de Educación Sexual debería representar para el sexo, lo mismo que la nutrición a la comida. Es decir, no buscar el placer, porque el arte de comer no tiene nada que ver con la ciencia de nutrirse. Sin embargo, muchos despistados confunden el placer con el progresismo y por eso toda la publicidad sobre condones, píldoras y abortos está embadurnada de exhortaciones al disfrute y el buen rollito, antes que a la higiene o la prevención de enfermedades. ¿Qué ocurriría si la publicidad sobre el sexo seguro se inspirara en los anuncios contra la conducción temeraria? A lo mejor un florilegio gráfico de eczemas, herpes, gonorreas y forúnculos resulta más eficaz que componer un rap sobre lo guay que se lo van a montar.

Existe cierta progresía de campanario que piensa que si el franquismo impuso la represión sexual, el socialismo debería imponer la expansión sexual. De ahí los talleres masturbatorios y otras iniciativas pajinescas, que para nada persiguen la salud, el respeto o el conocimiento, porque no superan ni siquiera el grado cero de la sexualidad. ¿A que si el mensaje fuera que el sexo a veces no puede ser y además es imposible, habría menos mujeres maltratadas y asesinadas?

Los contenidos de la enseñanza pública ya han sido bastante esquilmados para que encima se quiten más horas de ciencias, idiomas o humanidades para crear una asignatura de Educación Sexual. Dentro de unos meses Rodríguez Zapatero asumirá la presidencia europea sin dominar ninguna lengua europea de conocimiento como el inglés, el alemán o el francés. La culpa no es del franquismo porque Aznar y Solana los aprendieron siendo mayores, pero seguro que si nuestro presidente pudiera elegir entre haber estudiado idiomas en el colegio o haber estudiado Educación Sexual en la escuela, quiero creer que elegiría los idiomas. ¿Entonces por qué le sigue hurtando a los jóvenes la posibilidad de aprender las lenguas suficientes y necesarias para salir adelante en el nuevo mercado laboral global?

Qué pena que en lugar de una educación bilingüe, este gobierno prime la educación cunilingüe.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada