2009/12/10

> Elkarrizketa: Sarai > "HE CUMPLIDO MI SEGUNDO SUEÑO; EL PRIMERO, SER MADRE, NO LO PODRE CUMPLIR NUNCA"

  • Sarai, transexual operada de reasignación de sexo: "He cumplido mi segundo sueño; el primero, ser madre, no lo podré cumplir nunca"
  • Sarai es, además de presidenta de Errespetuz, la primera transexual operada de reasignación de sexo en Osakidetza. Nunca celebró su cumpleaños porque "estaba viviendo una vida que no tenía que vivir". Sin embargo, a partir de ahora, ya no tendrá razón alguna para no hacerlo
  • Deia, 2009-12-10 # Arantza Rodríguez . Bilbao
¿Qué tal se encuentra?
Muy bien, cansada, pero muy contenta. Si todo va bien, estaré ingresada hasta la semana que viene.

Por fin ha cumplido su sueño.
Realmente es mi sueño, pero es mi segundo sueño. El primero es ser madre y ése no lo voy a cumplir nunca (se emociona).

Hay otras posibilidades...
No, no, pero mi tema de ser madre es dar a luz, el llevarlo...

¿Ha sentido tras la operación que volvía a nacer en el cuerpo correcto?
No, aparte tampoco me he visto, estoy toda vendada. La operación sí marca un antes y después en tu vida, pero más importante fue cuando empecé a vivir siendo yo misma, independientemente de que tuviera el problema de que no estaba operada. De estar haciendo una vida que no es lo que sientes a pasar a vivir tu propia vida, ahí es donde realmente vuelves a nacer.

¿Y cuándo empezó a vivir su vida?
Con 29 años comencé el tratamiento hormonal. El cambio es lento. Hablas con familiares, amigos, pero hasta que lo dije en el trabajo pasó tiempo.

Se enteró de que la operaban tres días antes de entrar en quirófano.
Me lo dijeron el viernes y me pilló de golpe. Estuve todo el fin de semana en shock, con eso en la cabeza. Me decían todos que descansara, pero yo no podía.

¿Qué es lo último que pensó antes de ser anestesiada?
Pensé en el pecho, en que no había concretado el tamaño con el cirujano. Tenía hablado más o menos cómo lo quería tener, acorde al tamaño de mi cuerpo, ni exagerado ni poco, pero nunca me dijeron: Toma una prótesis, la metes en un sujetador y te ves.

¿Quién le acompañó ese día?
Toda mi familia. Me decían que iba a salir todo bien. Han estado animándome en todo momento.

Y al despertarse...
Me tocaba. Tengo todo vendado, pero noto las formas. Yo necesitaba tocar, palpar y tocar en otro sitio y que no hubiera y era como... ¡qué guay!

¿Está deseando verse desnuda en el espejo o cree que le dará impresión?
Sé que no me va a dar cosa. De hecho, cuando me han hecho curas, me he inclinado para verme. Digo: "Jo, qué impresión". Y me dice la chica: "Claro, es que ha sido una operación de nueve horas y tienes todo hinchado". Y yo respondo: "No, no, que no me da impresión verlo hinchado, me da impresión el no ver lo que había". Es una gozada.

¿Le han explicado si va a poder mantener relaciones sexuales?
La operación genital nuestra, la de las chicas, en principio no hay problema, puedes llegar a tener sensibilidad, orgasmos y todo.

¿Recuerda en estos momentos todo el sufrimiento que ha padecido desde pequeña?
Eso no lo olvidas nunca. Pero ahora no me he acordado de nada de eso, estoy a mí, a mi cuerpo, a sentirme, a que no me duela.

¿Cuánto tiempo estima que tardará en recuperarse y poder hacer vida normal?
Una compañera se operó en Tailandia y en cosa de dos meses y medio o tres está muy bien.

¿Va a cambiar su manera de vestir?
Mi manera de vestir ya era femenina. Ropa ajustada sí me podía poner, pero, por ejemplo, no podía llevar un tanga. Sí hay cosas que te limitaba a la hora de vestir.

No tiene capricho de llevar escote.
No, no tengo mayor capricho. La cosa era poder verme yo bien, no que me vean los demás.

Es la primera persona transexual operada en la Unidad de Trastornos de Identidad de Género del Hospital de Cruces. ¿Es un honor?
Por un lado, es una satisfacción enorme porque todo el tiempo que llevamos por conseguirlo, pues algo hemos ganado. Otra cosa es que luego sigan haciendo o se queden aquí, pero, por lo menos, una batalla tenemos, ahora, que ganemos la guerra ya es otra cosa.

¿Está satisfecha del trato recibido por parte de los profesionales de Osakidetza?
Quitando el tema de las prisas, sí.

Y a los responsables del Gobierno Vasco, ¿tiene algo que reprocharles?
Sí, lo de que hayan quitado las ayudas para los transexuales que se operan en clínicas privadas y, de repente, les entre la prisa por operar. Lo han hecho deprisa y corriendo. Si hubieran respetado las ayudas que estaban para este año, podían haber empezado a operar y estar funcionando ya el año que viene perfectamente. Y el año que viene ya no hacía falta tener las ayudas.

  • Luchadora desde la cama
  • Sarai reclama las ayudas para las cirugías presupuestadas este año
De vez en cuando se recoloca en la cama y esboza un pequeño gesto de dolor, pero ni siquiera convaleciente de una operación de nueve horas Sarai, presidenta de la asociación vasca para la defensa e integración de las personas transexuales Errespetuz, ceja en su lucha por los derechos de este colectivo. Tras el saludo y antes de intercambiar impresiones sobre su intervención, esta joven reclama, desde la cama del hospital de Cruces donde está ingresada, las ayudas para las cirugías presupuestadas este año y que, según denuncia, el Gobierno vasco se niega a conceder.

Tal es la implicación que Sarai tiene con su labor reivindicativa que Ares Piñeiro, secretario de Errespetuz, ha improvisado un despacho, móvil y ordenador mediante, en su habitación. Desde allí Ares atiende a los medios, mientras Sarai cuenta a DEIA su queja de viva voz. "En marzo se aprobó la partida presupuestaria de las ayudas a las cirugías para personas transexuales, porque este año tampoco la Unidad de Género operaba, pero resulta que en noviembre, cuando ya hay gente que se ha ido fuera y se ha operado, el Departamento de Asuntos Sociales dice que esto no es competencia de ellos, sino de Sanidad. Dicen que ellos no han firmado esa partida presupuestaria y que, por lo tanto, no hay ayudas".

Para justificar esta postura, que podría poner en aprietos a quienes ya se han costeado de su bolsillo la operación, contando con que luego se les reembolsaría la parte correspondiente, en función de sus ingresos, el Gobierno vasco habría, según sospecha Sarai, acelerado su operación. "Quitan las ayudas para los transexuales que se hacen la intervención en clínicas privadas y de repente les entra la prisa por operar. Pensamos que la única manera de que el Gobierno vasco diga: No hemos dado las ayudas y tenemos un por qué es decir que la Unidad de Género de Cruces ya está operando en 2009. Por eso creemos que se le ha metido tanta prisa a mi cirugía. No encuentro otra justificación".

Partidaria de que las ayudas se supriman el año que viene, "si la Unidad funciona bien", Sarai apoya a las tres personas transexuales de Errespetuz afectadas por esta situación, que el viernes se pondrán en huelga de hambre en el gaztetxe de Bergara si la consejera de Asuntos Sociales, Gemma Zabaleta, no les da una respuesta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada