2009/12/10

> Berria: Sexualitatea > LA EDUCACION SEXUAL NO AVANZA: COMO HACE TREINTA AÑOS

  • Como hace treinta años
  • Una perspectiva sexista, basada en el coito y los roles tradicionales impregnan los mensajes que reciben los jóvenes. Expertas afirman que la educación sexual no avanza entre los malagueños
  • Sur, 2009-12-10 # Gema Martínez
Un instituto de la provincia y una sexóloga que pide a la clase que se divida en dos grupos. Por iniciativa propia, los chicos se ponen a un lado; las chicas a otro. La sexóloga pide que cada uno de los grupos haga un mural en el que quede representado el concepto que tienen de la sexualidad. Pueden recortar imágenes; hacer fotomontajes. Cuando la prueba termina el resultado es el siguiente: en el grupo de los chicos la sexualidad aparece representada a través de coitos, felaciones y penes enormes. En el de las chicas también hay mucha presencia genital, aunque disfrazada con algunas caricias.

Nada de ternura, ni de comunicación, ni de afectividad, ni de risas, ni de juegos. «La situación que nos encontramos se parece a la realidad que había hace treinta años», dice María del Mar Padrón, una de las profesionales del Instituto de Sexología de Málaga que realiza los talleres en los que se hace, entre otras muchas, la propuesta de levantar un mural.

Ayer, junto a la también sexóloga Ángela Paris, presentó el primer "Libro Blanco sobre Educación Sexual de la provincia de Málaga", que ha sido editado por el área de Juventud que dirige Encarna Páez (IU). Para empezar, las expertas afirmaron que no hay profesionales formados en educación sexual, una materia que, cuando se imparte, «se sigue haciendo desde el modelo biologicista, heterosexual, sexista y muy basado en las relaciones genitales».

Homofobia
Es el mensaje que siguen recibiendo los jóvenes, y que potencia la publicidad de los anuncios, las películas y mucha de la información que circula en Internet. Así no es raro que la sexólogas afirmen que los roles que la tradición asigna al hombre y a la mujer están muy presentes en las actitud de los jóvenes. «Además, nos encontramos con niveles altísimos de homofobia», afirmó Padrón, que aseguró que el abordaje de estas cuestiones «sigue generando nerviosismo e incomodidad en el entorno educativo». En este sentido, la sexóloga afirmó que «si se concibe la sexualidad desde un punto de vista heterosexual y coital, se siguen perpetuando mitos y falsas creencias».

Otra de las grandes carencias que según estas expertas arrastra la educación sexual es no tratar el hecho sexual desde la perspectiva de género. «Si lo hiciéramos -dijo- tendríamos muchas pistas de por qué, ellos y ellas no usan el preservativo; o por qué las mujeres arrojan los niveles más altos de contagio de VIH».

La afectividad, la comunicación y el placer son sus funciones claves del hecho sexual. Esta es una de las frases que se puede leer en el Libro Blanco. También que la sexualidad existe más allá del coito y de la genitalidad; y que «ni la reproducción ni el orgasmo han de ser sus fines últimos», una frase que ha sido repetida de muy diversas formas pero que, a juzgar por los resultados de los talleres, parece necesario recordar.

«Hablar de sexualidad significa hablar de afectos y vivencias (...) Significa hablar de todas las edades, desde la infancia a la madurez; de chicas y chicos, de hombres y mujeres, de cualquier orientación sexual -heterosexual, gay, lesbiana o bisexual-, de todas las identidades -incluidas transexual y transgenéricas-, de discapacidades, de multiculturalidad...». Esa es la propuesta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada