2009/11/17

> Berria: Erasoak > AUSTRALIA PIDE SOLEMNEMENTE PERDON A SU MEDIO MILLON DE "NIÑOS OLVIDADOS"

  • Australia pide solemnemente perdón a su medio millón de «niños olvidados»
  • El primer ministro australiano, Kevin Rudd, presenta excusas oficiales a cerca de medio millón de «australianos olvidados» que llegaron al país entre 1930 y 1970 con promesas de una vida mejor y terminaron sufriendo graves maltratos por parte de las instituciones públicas.
  • Gara, 2009-11-17
Australia «lamenta profundamente esta tragedia, esta tragedia absoluta, de las infancias perdidas», dijo ayer el primer ministro australiano, Kevin Rudd durante el acto que tuvo lugar en el Parlamento para pedir disculpas oficiales a todos los niños que entre 1930 y 1970 fueron víctimas de abusos de todo tipo -sobre todo sexuales- en orfanatos y hogares de acogida del Gobierno de Australia.

Parte de ese medio millón de «australianos olvidados» en los orfelinatos provenían de Gran Bretaña, Irlanda o Malta y las autoridades les creían huérfanos, los separaron a la fuerza de sus familias, o bien les convencieron de la conveniencia de ir a Australia con promesas de una vida mejor.

Según el Gobierno británico, un total de 150.000 niños podrían haber sido enviados al extranjero bajo una serie de programas que operaron entre principios del siglo XIX y 1967.

Un informe australiano de 2001 afirmaba que entre 6.000 y 30.000 niños de Gran Bretaña y Malta con madres solteras o de familias pobres fueron enviados al país durante el siglo XX. Se dijo que algunos de los niños eran huérfanos cuando en realidad no lo eran.

La asociación británica de migrantes Child Trust, que trabaja para reunir a los desplazados con sus familias, dice que algunos de ellos habían sido secuestrados de sus hogares sin que sus familiares estuvieran informados o hubieran dado su consentimiento.

Motivos racistas
Muchos de estos niños fueron enviados al extranjero por agencias especializadas que deseaban poblar las ex colonias con personas de «buena estirpe británica blanca».

«Miramos hacia atrás avergonzados de que pasaran frío, hambre y soledad, y sin tener a nadie a quien pedir ayuda», explicó el laborista Rudd durante su intervención en el Parlamento, que fue retransmitida en directo por la televisión nacional.

«Sufrieron abusos físicos, humillaciones crueles, violaciones sexuales. Nos avergonzamos de haber permitido que los que tenían poder abusaran de los que no lo tenían», lamentó, a la vez que aseguró que esa disculpa servirá para que estos «horrores» no se repitan nunca.

Está previsto que el primer ministro británico, Gordon Brown, también pida disculpas oficialmente a los miles de niños que fueron enviados a sus antiguas colonias de Australia, Canadá y Nueva Zelanda.

Por su parte, el ministro de la Infancia, Ed Balls, dijo el domingo en Sky News que es un «motivo de vergüenza» y «una mancha en nuestra sociedad» haber aplicado esta «política terrible».

«La disculpa es simbólicamente muy importante», concluyó.

En febrero de 2008, Rudd pidió perdón a los miles de niños aborígenes separados de sus familias entre 1910 y 1970.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada