2009/06/19

> Elkarrizketa: Beatriz Gimeno > "A DOLORES VAZQUEZ SE LE MASCULINIZO PARA DEMOSTRAR QUE NO ERA MUJER, SINO ASESINA"

  • Beatriz Gimeno: "A Dolores Vázquez se le masculinizó para demostrar que no era mujer, sino asesina"
  • Noticias de Gipuzkoa, 2009-06-19 # Ana Ursula Soto • Donostia
¿Cuál es la imagen de la lesbiana perversa?
Acumula todo lo malo, no es humana y es así como se representó a Dolores Vázquez. Aunque cualquier lesbiana, en algún momento, puede verse mostrada así o con la imagen pornográfica de la publicidad o los anuncios de contacto, donde se usan falsas lesbianas como reclamo sexual.

¿Pero qué supone que a Dolores Vázquez se le viera como una lesbiana perversa?
Siguiendo las noticias demuestro que se la deshumanizaba masculinizándola, representándola como un monstruo. Se insistió en que hacía mucho deporte y en que tenía mucha fuerza física porque era capaz de levantar a su madre en brazos, una mujer que estaba impedida. En lugar de tomarlo bien, se usó contra ella. También se destacó que era directora y que sabía dar órdenes, cosas que en situaciones normales ni se mencionan, pero en el caso de Dolores se usaron para masculinizarla y para demostrar que no era una mujer, sino un monstruo y de ese modo se pudo hacer de ella una asesina.

Pero, ¿con qué objetivo?
No había ningún objetivo. Cuando asesinaron a Rocío Wanninkhof, en lugar de buscar al verdadero asesino y utilizar el ADN de la colilla que fue la que sirvió para detener a Tony King, se centraron en la lesbiana que había cerca (era la pareja de la madre). Ella tenía que ser la asesina. A partir de ahí, la Policía intentó que encajara en las pruebas, cuando era imposible porque no había ninguna.

¿Sólo por su condición sexual?
No había ningún otro motivo. Era una persona que tenía un trabajo respetado, conocida, establecida, y contra la que no había ningún tipo de denuncia. Los vecinos decían que era una persona muy amable, que se ocupaba de su madre, que tenía familia, pero de la noche a la mañana se convirtió en la asesina de una adolescente, simplemente porque era lesbiana. Si no llega a serlo, nada de lo que pasó hubiera podido suceder.

Es una acusación muy dura decir que su condición sexual la condenó.
Pero el propio Fiscal reconoció que ni siquiera había pruebas contra ella, sólo indicios. Eso debería haber servido para echar al fiscal del caso, porque no se puede condenar a nadie sin pruebas. Sin embargo, a ella se la condenó porque se había hecho antes una representación social que permitía que tanto el jurado, como los medios y la sociedad no pusieran ninguna pega. Nadie protestó.

¿Qué razones le motivaron para hacer este estudio?
Ver cómo funcionaban esos mecanismos en todos nosotros. Yo misma me creí la mujer que los medios habían dicho que era: antipática, violenta, mandona, agresiva...

¿Cree que se podría repetir la misma historia ahora?
Pues desgraciadamente pienso que sí, porque la invisibilidad a la que se somete a las lesbianas, por ejemplo, sigue siendo absoluta en los medios de comunicación. El País no escribió nunca la palabra lesbiana en todas las noticias sobre Dolores Vázquez.

¿Por qué piensa que lo hizo?
Daniel Borrillo, un profesor de París, habla de la homofobia liberal, que no es la burda de los que se creen homófobos y así lo defienden. La liberal es pensar, como hacen muchas veces la prensa seria, que esto es un tema privado del que mejor no se habla. En realidad, se está siendo homófobo porque no se trata con naturalidad.

¿Qué sorpresas se llevó?
Para mí todo fue una sorpresa y eso que no tenía una actitud especialmente beligerante con el caso. Primero pensaba que era culpable y luego no creía que me iba a encontrar esa homofobia enmascarada en la prensa seria. A Dolores Vázquez le perdió que no era simpática y que, además, mandaba, como si fuera antifemenino.

La prensa, en general, debería hacer entonces una reflexión.
Sí, porque muchos medios que no quieren ser homófobos, no saben enfrentarse con naturalidad al asunto. En el accidente de Spanair murió una mujer que tenía un cargo en el Gobierno canario y que estaba casada con otra mujer, pero hubo un periódico que, cuando habló de la viuda, la llamó su íntima amiga. Es como si intentaran armairizarnos a la fuerza. Tú quieres salir del armario y te vuelven a meter.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada