2009/11/23

> Beria: Zinema > EN BUSCA DE UNA PELICULA PORNO Y ARTISTICA

  • En busca de una película porno y artística
  • La comedia Humpday, de Lynn Shelton, en concurso en Gijón, se ríe de los remilgos heterosexuales y de la amistad masculina
  • El País, 2009-11-23 # Gregorio Belinchón . Gijón
Como si fuera un chiste, van dos amigos treinteañeros que hace una larga temporada que no se ven, y en una noche de reconciliación y borrachera deciden presentarse a un festival de cine porno amateur artístico. Eso sí, los protagonistas de su filme serán ellos mismos. Porque su propuesta es filmar a dos machotes heteros manteniendo sexo homosexual... por amor al arte. La apuesta de Humpday, que así se llama la comedia que desarrolla esta trama, es divertida y juega con una intriga: ¿acabarán teniendo sexo y filmándolo los dos amigos, o en el último momento abandonarán el reto?

En Sundance gustó y se llevó el premio del Jurado. En las salas estadounidenses no tanto. "Estrenamos en 80 salas, con intención de dar el salto a los multicines, pero no cuajó. En realidad, su público principal fueron gays y lesbianas, y los heteros no entraron al juego", confiesa Lynn Shelton, directora, guionista, productora y actriz secundaria del filme. Shelton cree en el cine-cooperativa, y Humpday, que concursa estos días en el certamen de Gijón, está rodada de esa manera. "El proyecto nació porque quería trabajar con Mark Duplass, un director y actor que me interesaba mucho".

Duplass encarna en el filme al amigo asentado, ya casado y con perspectiva de ser padre, al que la aparición de un colega de la universidad, artista que retorna de México, le pega un revolcón vital. "Rodamos en orden cronológico y con dos cámaras. Con mucha improvisación. Teníamos claro hacia dónde llevar la trama, aunque no sabíamos si al final, encerrados en la habitación del hotel, se iban a atrever a tener sexo". Humpday se filmó en diez días, en casas prestadas por amigos, con planos largos -cortesía del digital- de más de media hora que al final se recortaron en la sala de montaje. Shelton está encantada con el resultado final.

"Es mi tercer largo, y el que he hecho de forma más experimental, más en cooperativa. Además, he logrado que la gente se ría con la premisa inicial: cuál es la situación más incómoda que pueden vivir dos amigos íntimos heterosexuales". Actriz teatral en sus inicios, y ahora en largometrajes más convencionales que el suyo, Shelton tuvo que encarnar a una de las amigas lesbianas del artista. "Creo que cada actor debe ayudar a desarrollar su personaje. Y cuando este papel empezó a crecer en las últimas versiones del guión, ya no había quién lo hiciera. Por eso acabé asumiéndolo. No volveré a hacerlo porque me sentí muy frustrada por no estar con la cámara".

Lynn Shelton también deja claro: "El sexo no se puede intelectualizar. No puedes ponerte delante de otra persona y hala, a ello". ¿Existe la posibilidad de hacer filmes porno artísticos? "No, si acaso en otro género, el erótico. En realidad, la idea que mueve a los protagonistas es bastante tonta". Lo que sí existe es el festival, el certamen Hump de filmes pornos de aficionados en Seattle, la ciudad de Shelton. "Me invitaron a participar y el corto que he hecho puedes verlo en www.indiewire.com . Se llama Beyond a gay y cuenta qué ocurre cuando intentan tener sexo un homosexual y una lesbiana. Es un festival muy delirante, divertido, que acaba un día con todos los creadores juntos viendo piezas porno caseras con ínfulas".

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada