2009/02/28

> Komunikatua: COGAM > RESPUESTA A LAS DECLARACIONES DE ENRIQUE ROJAS EN EL DIARIO EL MUNDO

  • Respuesta a las declaraciones de Enrique Rojas en el diario El Mundo
  • COGAM, 2009-02-28
COGAM, Colectivo de Lesbianas, Gays, Transexuales y Bisexuales de Madrid, ante las declaraciones del psiquiatra Enrique Rojas publicadas en el diario El Mundo del sábado 28 de Febrero de 2009 en las que expresa:

Sobre la distinción psicológica de mujeres y hombres:
  • haré una observación: la mujer se deprime tres veces más que el hombre. “es la que transmite la afectividad, la que hace el hogar y puede tener un bajón depresivo en ciertos momentos de su vida genital”
  • El golpe más serio para la vida de la mujer es el fracaso afectivo y para el hombre el profesional.
Sobre el desarrollo de todas las áreas vitales la vida de las personas homosexuales:
  • “Si un niño es adoptado por dos homosexuales hay muchas posibilidades de que ese niño crezca homosexual, según diversos estudios”. Como la mayoría es heterosexual a ese niño se le limita la libertad.
  • La condición natural del ser humano es la heterosexualidad y no necesita tratamiento.
  • Hay dos tipos de homosexualidad: en la que el sujeto se siente bien y en la que se siente mal. Ahí se necesita terapia. Algunos autores dicen que el 90% de la homosexualidad es adquirida, no congénita. Se adquiere por contagio psicológico, por modas, por probar, porque está bien visto, por homosexualización temprana... Alguien dijo que la homosexualidad es una enfermedad. No es verdad. Muchas esconden un cierto desajuste psicológico.
Entiende que es inadmisible que un catedrático de universidad, médico y psiquiatra olvide citar los estudios en los que se basan sus opiniones y sugiera que para madres y padres en esta sociedad un hija/o homosexuales supondrían “un premio”, y que ser heterosexual es un derecho (por mayoría).

Es evidente que, en estas entrevistas, este psiquiatra pasa por encima de todos los consensos que él, como terapeuta, ha jurado defender y aplicar en su consulta. Estamos seguras de que en su enorme consulta de 500 metros de la calle Serrano se conculcan los derechos de personas a las que, según estas declaraciones, se estaría convenciendo para que dejen de amar tal y como lo hacen, con la excusa de que son “desajustados emocionales”.

COGAM cree que debe ser investigado si es delito de incitación a la homofobia el que este tipo de profesionales constantemente se escuden en la cobardía de “alguien dijo...” para ocultar que todo esto son órdenes de un catecismo superior que les dicta la reaccionaria jerarquía católica, alejada de su base, y que es parte de una ofensiva silenciosa para que nunca se consiga la igualdad real en la sociedad.

Es parte del abuso de una serie de profesionales de la ayuda que usan su valía terapéutica para manipular a la persona que pasa por dificultades y se ponen en sus manos. Es parte también de una serie de docentes que están tergiversando la historia y la psicología para que se transmita solo una teoría evolutiva que ensalce el desarrollo heterosexista y denigre e infravalore la capacidad de amar de las personas homosexuales, a las que definen en supuestos manuales de curación, como incapaces, inmaduros e incompletos hasta que “logren” asentar su heterosexualidad.

Cogam se ha puesto a la cabeza de las asociaciones que están buscando y sacando a la luz de las autoridades sanitarias y docentes un enorme número de casos, para denunciar esta falsificación de la ciencia.

Miguel Ángel González Merino, presidente de Cogam, declara “Durante muchos años, los profesionales de la ayuda que además son personas LGTB han callado con responsabilidad y cautela para proteger a los clientes que les llegaban de estas consultas y del sector público. Ha llegado la hora de denunciar los desmanes de estamentos médicos, psiquiátricos y docentes que siguen dictados moralistas que quieren imponernos con la excusa de que somos enfermas, sujetos desajustados o marcianos verdes y con siete ojos. Ya es hora de poner nombre, apellido y filiación de estas falsas eminencias cuya finalidad última es destrozar la vida de esas personas y conseguir píngües beneficios de la venta de libros, artículos y entrevistas más parecidos a un reportaje del corazón que al ejercicio de su profesión. ”

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada