2009/11/14

> Berria: Justizia > "EL JURADO ES UNA LOTERIA"

  • "El jurado es una lotería"
  • Abogados y la madre de Nagore Laffage analizan el veredicto que libra a Yllanes del cargo de asesinato
  • El País, 2009-11-14 # Karim Asry . San Sebastián
"Pocos profesionales te dirán que confían en el jurado. La verdad es que es una lotería que en este caso no nos ha salido bien. Con un juez, no le salvaba nadie". Así de rotundo se muestra Victor Sarasa, letrado de la acusación popular ejercida por el Ayuntamiento de Pamplona en el juicio contra José Diego Yllanes, autor de la muerte de la joven estudiante de enfermería Nagore Laffage en los sanfermines de 2008.

El pasado viernes, tras 16 meses de una causa con gran cobertura informativa, movilizaciones de la familia de la víctima y un sólido apoyo institucional, el joven psiquiatra fue declarado no culpable de asesinato, por lo que sólo pagará el crimen como un homicidio con la agravante a abuso de superioridad. "El problema fue el jurado" abunda Sarasa. "Les faltaba preparación. Creo que hay varias cosas que simplemente no las han entendido", resume. El tribunal popular estimó que no estaba probado que la voz que se oye en una llamada a SOS Navarra —única indicación temporal que dem ostraba que la agresión duró varias horas— era la de la joven que murió estrangulada y golpeada por Yllanes.

Al desestimar alevosía en el crimen, dictaminando que fue más bien fruto de un "arrebato" por las amenazas de Nagore de denunciarle y arruinar su carrera, el acusado se libró del cargo de asesinato. El jurado también estimó las atenuantes de embriaguez, confesión y reparación del daño. El juez Francisco José Goyena deberá ver si éstas se ajustan a la jurisprudencia e impondrá la condena. La fiscalía pide ahora 12 años y medio de cárcel, la defensa, siete, y las acusaciones particulares, 15.

"Yo no estaba contento con la elección del jurado", admite el letrado de la defensa, Eduardo Ruiz de Erenchun, cuya estrategia de sembrar dudas entre las seis mujeres —una de ellas enfermera— y tres hombres que formaban del tribunal popular logrará una probable reducción de la pena. Desde el principio, se mostró muy crítico con el revuelo mediático —más de 40 medios de comunicación y programas del corazón se acreditaron para seguir el juicio— y reconoce que ello pudo tener una reacción opuesta a la esperada en el tribunal popular. "Esto se convirtió en un circo romano, y claro, cuando los leones no se comen al implicado, llega la decepción", destaca.

El letrado del Ayuntamiento de Pamplona desmiente que Yllanes sea miembro de una familia con una nutrida red de contactos y vinculada al Opus Dei. "Es falso que fueran poderosos. Su padre es médico, pero no es una familia conocida", indica.

Asun Casasola, madre de Nagore, sigue desconcertada. Necesitaba sentir que se había hecho justicia para seguir adelante: "Aun no he hecho el duelo, no me lo había permitido porque sentía que tenía que luchar". Lo más doloroso, afirma, es que el jurado no pusiera en duda el testimonio de Yllanes sobre lo ocurrido y dejara entender que fue su hija la que propició la agresión al amenazar con denunciar lo que ella interpretó como un intento de agresión sexual. "Han puesto en duda la personalidad y la dignidad de mi hija", añade.

"Nos preocupa lo que este fallo puede suponer de cara a la transmisión de valores sexistas en la sociedad", declaró ayer la directora vasca de Atención a las Víctimas de la Violencia de Género, Mariola Serrano.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada