2009/12/19

> Berria: Eliza > FIRMANTES DEL MANIFIESTO CONTRA MUNILLA: POR LA CERCANIA Y EL DIALOGO

  • Por la cercanía y el diálogo
  • Firmantes del manifiesto en contra del nombramiento. Después de que 131 personas del clero activo firmaran la carta en la que muestran su malestar por el nombramiento de Munilla, los párrocos defiende su labor y su camino, abierto.
  • Noticias de Gipuzkoa, 2009-12-19 # A. Salinas
"La iglesia pasó de estar por encima del mundo a estar con el pueblo. Pasó al diálogo, a explicar los valores y no imponerlos desde el Concilio Vaticano II". Así explica Xabier Andonegi, teólogo y párroco de Lasarte-Oria, el paso que dio la Iglesia con la aprobación del equivalente a su Constitución. El Vaticano II supuso para la Iglesia "un balón de oxígeno", según algunos puntos de vista.

Ahí comienzan las diferencias para la mayoría de los párrocos guipuzcoanos. El camino emprendido con el Concilio Vaticano II es la senda a seguir, y la línea que ha desarrollado durante años la Diócesis de Donostia. El texto Una Iglesia al servicio del Evangelio ofrece una lectura aplicada del Vaticano II a la Diócesis de Donostia que marca el camino, haciendo hincapié en la cercanía con la sociedad y en el diálogo.

"La participación de los laicos es la que garantiza el diálogo con la sociedad. Tienes a la sociedad dentro de la Iglesia", dice el franciscano Iñaki Beristain, que tiene claro que el camino a seguir no es "lanzar verdades a pedradas, sino entender, hablar...". En cambio, la jerarquía de la Conferencia Episcopal tiene otro punto de vista. "Dicen que ya hemos tomado ese camino y que la Iglesia se está hundiendo, por lo que tenemos que afirmar lo nuestro, luchar, hacer una guerra por lo nuestro", añade Andonegi. El párroco explica la división interna de la Iglesia: "Todos vemos los problemas, la diferencia está en la actitud que se toma ante ellos", y sitúa en ese contexto las manifestaciones en las que participa la Conferencia Episcopal.

Las personas: Aborto y homosexualidad
Dos de las luchas que han llevado a la calle a la Conferencia Episcopal son la Ley del Aborto y el matrimonio homosexual. En opinión de Andonegi, la función de la Iglesia en esos casos es la de educar y no la de meterse en problemas técnico-políticos, "para eso están los parlamentos". Beristain cree que "nadie aborta por capricho" y que cuando "te encuentras ante una mujer que ha abortado puedes excomulgarla en nombre de la Iglesia o preguntarle qué le pasa, qué caminos se le cierran... son vías muy diferentes. En mi opinión hay que tener en cuenta a las personas que están sufriendo".

En cuanto a la homosexualidad, "tienen un pensamiento fundamentalista, piensan que es un vicio, una enfermedad". Andonegi no entiende el matrimonio para personas del mismo sexo, porque a su entender este sacramento implica la procreación, imposible en los homosexuales. "Pero entiendo que quieran ser pareja con todos los derechos", añade.

Es lo que la línea de la diócesis entiende como estar al lado del pueblo. "Estar en la sociedad, en la cultura, en los problemas", en el que se pueden situar "manipulando o escuchando, sirviendo, buscando caminos. Es cuestión de actitud". El párroco de Lasarte-Oria defiende que la Iglesia tiene que actuar desde una actitud reconciliadora y no castigadora en todos los aspectos de la vida.

Política: Apoyo a las víctimas
Andonegi echa de menos que las víctimas de ETA que han recibido el apoyo de los párrocos vascos salgan a la palestra cuando les acusan de forma "vergonzosa" de no apoyarlas. "Lo hacemos sin cámaras delante, en privado, en silencio, pero estamos cerca de ellas", añade. Y quiere dejar claro que aunque a muchos no les guste, son autónomos y no dependen de ningún partido político, aunque a muchos les gustaría que así fuera.

Ante la adversidad, tienen clara la línea a seguir: la del Evangelio. "No se trata de imponer nuestro camino con nuestra verdad, sino de hacer juntos el camino", sentencia Beristain.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada